La hora del baño: relájate

18 diciembre, 2012

Es fundamental para todas las personas tener cada día nuestro momento de relax. Un café con unas amigas, un paseo por el parque, salir a comprar o a mirar escaparates (increíble para desconectar) o… tomar un baño de lo más relajante.

Y este último hoy será nuestro punto de referencia. Porque ¿sabéis todos los beneficios terapéuticos que puede tener un baño relajante? Seguro que lo habéis experimentado pero no habéis caído en ellos. Si sois de las que os dais un baño rápido o una ducha express, a partir de ahora seguro que abandonáis esa “mala” costumbre, y la cambiaréis por un baño antiestrés.

Beneficios terapéuticos:

  • Efecto relajante: un baño combinado con aceites de lavanda y romero proporciona un efecto relajante y tonificante, logrando incluso calmar dolores acumulados en las zonas corporales de mayor estrés: espalda y cuello.
  • Efecto anti-estrés: es el momento perfecto del día para deshacerse de los problemas, las preocupaciones y las dudas. Retomar fuerzas y volver a ver el mundo de forma mucho más positiva. La mayor parte del estrés se produce porque se acumulan tensiones en la mente y el cuerpo, y no logramos librarnos de ellas.
  • Efecto purificante: el agua caliente y el vapor abren los poros, de manera que están más receptivos para los aceites y sustancias que la piel va a recibir. Así, dejamos la piel limpia y libre de impurezas.
  • Efecto reactivador de la circulación: acabar el baño con una ducha de agua fría progresiva ayuda a cerrar los poros y acabar de reactivar la circulación sanguínea. Quedaremos con la piel suave y tersa.

Y unos consejitos muy importantes:

  • Usad guante crin para exfoliar y masajear el cuerpo. Es perfecto para la circulación.
  • No alarguéis el baño más de 15-20 minutos, evitaréis que se reseque vuestra piel.
  • Al acabar hidratad inmediatamente vuestra piel. La piel del rostro es la más necesitada, así que aprovechad para nutrirla y enriquecerla con las ampollitas Germinal de Acción Inmediata, y después con la crema Germinal Noche y Día. Los dos productos continúan ejerciendo una acción relajante y reconstituyente del rostro.
  • Del mismo modo, usad aceite o loción hidratante para el resto del cuerpo. Lo absorberá inmediatamente y tendréis la piel como nueva.

Después de todo esto…¿quién se apunta a un baño relajante, lleno de espuma y acompañado de música? ¡No podemos esperar! ;)

 

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería