De María a Dorita: Retrato de una Mujer Germinal

21 julio, 2010

Con una sonrisa de esas que desarman prendida en la cara, María me recibe en su casa, un pequeño piso del centro de Madrid, que es testigo mudo de su creatividad y sus ganas de emprender.

María es una Mujer Germinal que  trabaja mucho: a media jornada, se hace cargo de una tienda de ropa y el resto del día se transforma en Dorita, dejando volar su imaginación y regalándonos diseños únicos y muy especiales.

Es restauradora de pintura, pero como ella misma nos cuenta “ahora con la crisis, el sector no está muy bien así que…hay que buscarse la vida”. Y así es. María es capaz de adaptarse a los cambios más drásticos y de dar rienda suelta a su alter ego artístico. Es una Dorita muy especial.

¿Cuándo empezaste a “customizar” elementos de la vida cotidiana como maletas, bolsos, zapatillas..? Pues la verdad es que desde que era pequeñita, me hacía a lo mejor con un trozo de tela y lo transformaba. En mi casa además siempre hemos tenido el arte muy presente porque mi padre pinta.. ¡ y lo hace muy bien!.

¿Algún artista que te haya influenciado especialmente?. Toulouse Lautrec y sus pelirrojas.

¿A partir de qué momento te das cuenta de que Dorita puede realmente abrirse camino?. Pues en el “Nómada Market” aquí en Madrid. Me surgió exponer y la verdad es que fue todo un éxito porque era un producto muy novedoso. A partir de ese momento, la gente empezó a conocer a Dorita y desde entonces, gracias a Dios, no he parado.

María no se olvida de su sonrisa a cada respuesta, como quien remata con una pincelada de cercanía que le agradezco infinitamente.

¿Cuáles son tus hobbies? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre a tu imaginación? ¡sorpréndeme! pues me gusta rescatar muebles y rehabilitarlos

¿Los restauras?. Bueno, rehabilitar no es lo mismo que restaurar. Yo cojo muebles antiguos, les “lavo la cara” y los vuelvo a poner en funcionamiento. En el baño, por ejemplo, tengo unos armaritos que encontré como de casas de muñecas, que los utilizo para guardar mis cremas y mis cosas.

¿Tienen muchas cremas los armarios de María?. No, la verdad. Una crema hidratante seguro, porque tengo la piel super seca y todos los días procuro hidratarla.

¿Estéticamente te asusta el paso del tiempo? Creo que hay que cuidarse, pero tampoco ni un descuido brutal ni estar obsesionado. Yo creo que lo más importante es que te sientas bien tú, para reflejarlo.Todo el mundo antes o después vamos a tener arrugas, más o menos canas pero  hay gente que le gusta camuflarlo más o menos. Yo voy con mis canas,¡tan contenta!

En este momento, saqué de mi bolso una de las ampollas de Germinal acción inmediata y se la ofrecí a María. ¿Te apetece probar una aquí conmigo?.

-Claro- me contestó con esa sonrisa- había oido hablar de ellas, pero no las había probado nunca.

¿Sabes que las puedes usar todos los días?-le comenté-. Yo me he enterado hace poquito, pensaba que sólo se podían usar cada cierto tiempo, pero es un aporte de vitaminas y aminoácidos fantástico para la piel y puede aplicarse todos los días. Yo las uso en el formato de toallitas. Las llevo en el bolso y es comodísimo.

María se aplicó la ampolla con cuidado. Lo primero que destacó fue el olor. “Huele fenomenal“. Y luego, valoró los resultados:

La verdad es que noto la piel superhidratada y muy tersa.. y el efecto lifting también se nota.. y es inmediato de verdad, porque no han pasado ni dos minutos desde que me la he puesto!”

Se declara fan de las películas de Isabel Coixet Los dramones me encantan“. Comentamos el argumento de “Mi vida sin mi”, y María destaca la forma tan personal que tiene esta directora de contar historias. “Me encanta el tratamiento que hace de esas grandes tragedias“.

Podría quedarme en ese pequeño piso charlando con María todo el día. La naturalidad con la que me ha recibido y su sinceridad me hablan de una mujer sencilla, que busca abrirse camino con trabajo duro y dedicación. Cuando hablamos de momentos duros, María me mira y sentencia: “Hay momentos duros, pero por lo general, el trabajo duro siempre tiene su recompensa”.

Me despido de María deseando con todas mis fuerzas que tenga toda la suerte del mundo, porque se la merece. Tiene muchísimo talento y muchas ganas de que llenemos sus maletas de recuerdos, de que las paseemos por el mundo con el sello personal de Dorita.

María está siguiendo su camino de baldosas amarillas, y estoy segura de que  llegará al final con su maleta repleta de talento y, espero, con esa sonrisa perenne.

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería