Cómo proteger nuestra piel de la contaminación

30 enero, 2020

¿Has notado que tu piel ha empezado a deteriorarse y no percibes ninguna mejoría con ningún producto? Quizás no estés teniendo en cuenta un factor externo muy presente en nuestro día a día: la contaminación del aire.

Los últimos estudios lo confirman: los niveles de contaminación del aire en nuestro país han alcanzado niveles estratosféricos. Los datos son especialmente preocupantes en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, con picos de contaminación muy perjudiciales. Y aunque cada vez nos concienciemos más sobre sus efectos negativos en nuestra salud, no existe mucha información sobre cómo proteger nuestra piel de la contaminación. ¡Pero no te preocupes, hoy vamos a ponerle remedio a eso!

como-proteger-tu-piel-de-la-contaminacion

Entre los peores agentes contaminantes para la piel, encontramos los hidrocarburos aromáticos (liberados por la combustión de la gasolina o el diésel), los metales pesados (presentes por ejemplo en el humo del tabaco), las partículas en suspensión en el aire y, por supuesto, el ozono.
Todos estos contaminantes deterioran la barrera natural de nuestra piel contra las agresiones externas, provocando una larga lista de efectos adversos: deshidratación, aceleración del proceso de envejecimiento con la aparición de arrugas y pérdida de firmeza, reducción de los niveles de vitamina E y C, hipersensibilidad y la aparición de eczemas y manchas. Además, no hay que olvidar que también nos exponemos a los rayos ultravioleta del sol, altamente dañinos para la salud de nuestra piel.

Tranquila, que no cunda el pánico, hay métodos muy eficientes que podemos usar para proteger nuestra piel de la contaminación. Te los contamos a continuación:
1. Limpieza, limpieza y más limpieza
Para evitar que los poros se obstruyan, debemos realizar una limpieza diaria exhaustiva en dos pasos: primero aplicaremos un limpiador facial (por ejemplo Essential Agua Micelar) y después un tónico natural para que realice una limpieza más profunda.

2. Exfoliación (pero sin pasarse)
La exfoliación es aconsejable para eliminar las células muertas y restos de contaminantes en nuestra piel, ¡pero cuidado! No debe realizarse a menudo, ya que tampoco queremos alterar el ph de la piel.

3. Consumir antioxidantes
Para nutrir la barrera natural de nuestra piel contra agentes externos, es aconsejable introducir alimentos ricos en antioxidantes en nuestra dieta. Los frutos secos, los frutos rojos, el cacao, la zanahoria o el tomate son algunos de los alimentos que pueden servirte.

4. Hidratar tu piel y protegerla del sol
La contaminación del aire deshidrata seriamente nuestra piel, por eso tenemos que ayudarla a contrarrestar sus efectos con cremas hidratantes. Además, el protector solar es algo que debe estar presente siempre en nuestra rutina diaria, y no solo durante el verano.
Si no quieres sobrecargarte de productos, te recomendamos utilizar alguno que hidrate y, a la vez, proteja tu piel del sol. Por ejemplo, Germinal Essential Hidraplus proporciona una hidratación máxima y, al contar con un factor de protección solar 30 también protege eficazmente de los efectos nocivos del sol.

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería