Belleza post-parto: cómo cuidar la piel

3 enero, 2018

El cuerpo experimenta cambios increíbles durante y después del embarazo, y la piel se ve especialmente afectada. Tras nueve meses de cambios hormonales, el post-parto es el momento de recuperarnos. Si acabas de ser mamá o vas a serlo pronto, apunta estos tips para volver a tener una piel sana y cuidada.

Embarazo_blog

Manchas oscuras o cloasma

En la segunda etapa de tu embarazo es posible que aparezcan manchas en tu rostro. La principal causa suele ser la exposición solar, por lo que la solución más lógica es utilizar siempre una crema hidratante con FSP.

Puedes prevenir su aparición utilizándola a diario durante el embarazo, pero si no has podido evitar su aparición (muchas veces la causa es hereditaria), aplicar tu crema con FPS ayudará a que desaparezcan más rápido y no queden marcas.

Además, puedes notar tu piel menos hidratada de lo normal. Para darte un cuidado completo con un solo producto, Essential Hidraplus hidratará tu rostro desde el interior y lo protegerá del sol con su FPS 30.

 

Una dieta equilibrada

Si cuidar la dieta siempre es fundamental, hacerlo durante y tras el embarazo es imprescindible, especialmente si eres madre lactante. Una dieta equilibrada no solo te dará energía y te ayudará a recuperar la figura, si no que tu piel agradecerá recibir todos los nutrientes que necesita para volver a su estado normal.

Igualmente, una de las mejores formas de recuperar la hidratación de tu piel es desde el interior. Por eso, no debes olvidar beber 2 litros de agua durante el día para estabilizar las hormonas y depurar tu cuerpo.

 

Pérdida de firmeza

Es natural que la piel del abdomen pierda firmeza y es posible que aparezcan estrías por la falta de hidratación. Sin embargo, la piel de nuestro rostro también puede verse afectado por esta falta de firmeza y elasticidad. Tras el parto, nuestro cuerpo experimenta un cambio hormonal repentino y la producción de colágeno disminuye.

Es el momento de darnos un apoyo extra en nutrición y aportarnos el colágeno que necesitamos en nuestra rutina diaria. Puedes aplicarte unas ampollas de colágeno y elastina antes de acostarte para reforzar las fibras de tu piel mientras descansas.

 

Higiene de la piel

En este momento, nuestra piel está especialmente sensible. Evitar las duchas calientes es esencial para evitar rojeces. Además, un gel de ducha con pH neutro es la mejor opción para limpiar nuestra piel.

¿Tienes algún tip más para cuidar tu piel tras el parto?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería