7 alimentos para prolongar el bronceado

16 agosto, 2016

Alimentos prolongar bronceadoEn pleno mes de agosto, hay quien se va de vacaciones pero ¡otros tienen que volver! Cuidar la piel durante el verano es muy importante, pero también son muchas las mujeres que quieren saber trucos y consejos para prolongar la duración del bronceado. Alimentos como la célebre zanahoria, pero también los kiwis, naranjas, fresas o incluso las legumbres, nos aportan nutrientes que favorecen la retención del bronceado.

Hoy os traemos una selección de los mejores alimentos para prolongar nuestro bronceado durante el mayor tiempo posible.

¿Qué alimentos hacen que nuestro bronceado dure mucho más tiempo?

 

1. Zanahorias

Es el alimento estrella del verano, ya que sus propiedades son más que conocidas. Esta hortaliza, si se consume regularmente, hace que nuestra piel parezca mucho más natural y saludable. Pero siempre debemos hacerlo sin pasarnos, ya que su consumo en exceso nos puede llegar a provocar una enfermedad llamada carotenemia, que se trata de una decoloración amarillenta de la piel que afecta incluso a las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Aun así, incorporar zanahoria a nuestra alimentación es positivo por su gran contenido en provitamina A o betacaroteno, un nutriente que al llegar al intestino se convierte en vitamina A y posteriormente pasa al hígado almacenándose en forma de retinol, una sustancia muy importante para la pigmentación de la piel ya que activa la melanina. Además su consumo reduce las manchas y protege contra los efectos nocivos del sol.

 

2. Tomates

Son otra de las hortalizas que debemos consumir por su alto contenido en betacarotenos, entre ellos el licopeno. Se trata de una sustancia química, responsable de darle su característico color rojo, así como también lo hace a la sandía, fresas y cerezas.

Este componente tiene un gran número de propiedades anticancerígenas además de darle un aspecto sano y suave a nuestra piel. Los altos niveles de concentración de licopeno en la piel están relacionados con los niveles más bajos de la rugosidad de la piel, además de tener un efecto fotoprotector contra los rayos UV.

 

3. Frutos Rojos

Los frutos rojos o frutos del bosque son ricos en fitoquímicos y flavonoides, que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer, así como en carotenoides y antocianos. Estos últimos, son los responsables de darles color, son antioxidantes que ayudan a proteger al organismo de los rayos ultravioletas.

Las antocianidinas ayudan también a fortalecer y conservar el colágeno del cuerpo, de forma que estos compuestos naturales se incluyen con frecuencia en cremas para mejorar la elasticidad de la piel.

 

4. Kiwis y cítricos

No sólo debemos preocuparnos por incluir en nuestra dieta alimentos ricos en betacarotenos, también es importante incorporar productos con abundante vitamina C y E. Y en este grupo se encuentran los cítricos –limón, naranja, pomelo…-, el kiwi y también la papaya.

La vitamina C es un potente antioxidante que estimula la formación de colágeno en la piel, y le otorga una mayor elasticidad y resistencia, fundamental para tomar el sol.

Zumos

 

5. Aceite de oliva (y otras grasas insaturadas)

La razón por la que hay que incluir el aceite de oliva a nuestra dieta post-verano no es porque ayude a nuestro bronceado, si no porque contiene Omega 3, lo que le da a nuestra piel un aspecto más saludable.

Esta grasa poliinsaturada, que está presente también en muchos frutos secos, pescado azul, o incluso el aguacate, le aporta elasticidad a la piel, evitando la deshidratación posterior típica de la exposición solar así como proteger ante posible agresiones, quemaduras, etc. Además también destaca su presencia en atún, caballa, salmón, sardinas o en la soja y el germen de trigo.

 

6. Cereales y legumbres

Ambos alimentos son ricos en manganeso, un mineral encargado de la absorción de los rayos UVA que actúa como filtro y bloqueador de los radicales libres y al mismo tiempo ayuda también a la pigmentación de la piel. Esto también se puede conseguir en frutos secos, especialmente en las nueces.

 

7. Líquidos

Por último no debemos olvidarnos beber, ya que igual que la exposición al sol le da a nuestra piel un aspecto bronceado, también puede producir su envejecimiento como consecuencia de la deshidratación. Para combatir esta sequedad es importante mantenerla hidratada, por lo que es recomendable aumentar el consumo de líquidos, ya sea agua o zumos naturales, en verano así como el uso de cremas hidratantes y reparadoras sobre el rostro y el cuerpo.

 

Además de cuidar nuestra alimentación, desde Germinal recomendamos utilizar la crema Loderme Despigmentante Facial para prolongar el tono de nuestra piel, además de prevenir la aparición de nuevas manchas en ella. A su vez, puedes complementarlo con el Kit Verano Básicos Germinal, que te ayudará a obtener una piel fresca y libre de impurezas, además ahora incluye una práctica almohadilla hinchable para poder tumbarte a tomar el sol en la playa o en la piscina.

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería