5 beneficios de una dieta plant-based

13 agosto, 2019

Seguramente has oído hablar de este fenómeno en auge en el mundo de la nutrición y alimentación saludable, la dieta plant-based, pero tal vez no tengas muy claro a qué se refiere. Se trata de un estilo de alimentación basado en vegetales: frutas, verduras, granos enteros, frutos secos, semillas y legumbres, y deja de lado los productos de origen animal. Aquí te contamos cuáles son los beneficios de una dieta plant based.

portada_plantbased

Mejora tu salud

Según los expertos, este tipo de dieta ayuda, principalmente, a la prevención de enfermedades de origen cardiovascular, dolencias crónicas como la diabetes, alergias, asma y otras dolencias degenerativas. 

Por otro lado, la calidad nutricional de las grasas vegetales es otra de las principales ventajas, ya que contribuye a un significativo aumento de los niveles de vitaminas, minerales, oligoelementos y compuestos fitoquímicos.

Además, al evitar el consumo de carne, pescado, lácteos y huevo evitas la exposición a antibióticos, mercurio y otros metales pesados.

Y contrario a la creencia popular, la mayoría de las personas que tienen una alimentación plant-based o vegana, obtienen suficientes proteínas en su alimentación, consumen más nutrientes que la media de los omnívoros, y suelen mantener un peso más adecuado. Solo hay dos vitaminas que no se pueden encontrar en los alimentos vegetales: la vitamina D, que obtenemos de la exposición al sol, y la vitamina B12, producida por microbacterias que viven en la tierra, la cual se debe suplementar.

 

Controla tu peso 

Una alimentación centrada en plantas tiene un efecto positivo en la prevención de cúmulo de grasa abdominal, celulitis, síndrome metabólico y control del peso corporal.

Con tan solo incrementar el consumo de frutas y verduras aumentamos las posibilidades de alargar nuestra esperanza de vida, pero una vida con mayor calidad en salud.

¿Cómo te ayudará a controlar tu peso? Si consumes muchos vegetales en tus platos, el aporte calórico será menor, ya que, de promedio una taza de vegetales aporta entre 10 y 50 calorías. Y si además, estás reemplazando con estos alimentos otros que son grasosos, dulces y procesados, sin duda estarás reduciendo las calorías consumidas al final del día y lo más importante, sentirás saciedad ya que consumirás más fibra. Lo mejor, es que controlarás tu peso sin siquiera pensar en ello. 

 

Una piel más saludable 

En general, quienes llevan una dieta plant-based comen más productos frescos. Y, como ya sabes, comer frutas y verduras con vitaminas evita las imperfecciones mejor que cualquier otro procedimiento. 

Además, recientemente se ha descubierto que las dietas ricas en pigmentos carotenoides (alimentos en color rojo, naranja o amarillo) le dan a la piel una tonalidad que la hace lucir como ‘bronceada’, más saludable y atractiva.

Otros productos que se evitan en este tipo de dieta son los lácteos, para producir estos alimentos, la vaca necesita tener leche con muchas hormonas para que, al darle de comer a su cría, pueda crecer, una leche que es procesada y que termina en nuestra mesa. Dermatólogos han comentado que los procesos hormonales que se emplean para producir ciertos alimentos como los lácteos causan desequilibrios hormonales que provocan el desarrollo de las glándulas sebáceas, lo que significa brotes y acné.

 

Colabora positivamente con el medio ambiente 

Solemos culpar a las emisiones del transporte y los humos de las fábricas de ser los responsables del efecto invernadero, pero no se habla nunca del gran peso que tiene la ganadería sobre este hecho. Según la FAO (Food and Agriculture Organization) la ganadería es responsable del 18% de las emisiones de estos gases, lo que es más que la suma de las emisiones por parte de todos los medios de transporte juntos.

Esto se debe a la deforestación para pastos y cereales, las emisiones de metano del ganado y el elevado gasto energético en transporte, almacenamiento y refrigeración

Algunos datos que nos ayudan a comprenderlo: son necesarios de media 7 kg de cereal para producir 1 kg de carne, 1.750 litros de agua para producir una hamburguesa de ternera de 120 gr y 3.800 litros de agua para producir 4 litros de leche de vaca.

Una dieta con menos carne y más productos vegetales es la mejor receta para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y contribuir a la sostenibilidad

 

Evita la crueldad animal

Todos apartamos la mirada o cambiamos de canal cuando vemos imágenes de mataderos. Pero es importante poder tomar conciencia del origen de lo que consumimos y elegir lo que más se alinea con lo que sentimos y pensamos respecto al tema.

 

¿Te animas a probar una dieta plant-based?

Comparte este artículoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Galería